x

Fútbol y Estado



(La presente editorial fue producida a instancias de la
cátedra de Historia a cargo del Profesor Marcelo Pasalagua – ISET XVIII)
Imprimir PDF


MUY EN MI auxilio el señor Mariano Grondona ofreció una editorial en el diario “La Nación” (del domingo 13 de Junio) que se titula “¿Desplaza el fútbol a la guerra, la camiseta a la bandera?”. El tema desarrollado me viene al dedillo para completar el presente trabajo, el cual corresponde a la clase que dicta el Prof. Marcelo Pasalagua de la cátedra de Historia.
     Básicamente los puntos de este ejercicio me instan a formular una equivalencia entre el fútbol y el desarrollo de los “estados modernos”. Luego de muchas vueltas, deberé resaltar la facultad editorialista de Grondona, quien, con exhaustivo esmero, consiguió vincular una cosa a la otra, como si también él hubiera seguido la misma consigna que yo (aunque por supuesto que con más éxito). ¿Es, pues, razonable aquello de que “el fútbol reemplaza a la guerra y la camiseta a la bandera”?
     La editorial en cuestión señala lo siguiente: “Los griegos, que nos han enseñado tantas cosas desde el teatro hasta la filosofía, también despertaron en Occidente el horror a la guerra y por eso cada cuatro años celebraban los Juegos Olímpicos, en cuyo transcurso competían en vez de matarse. Pero esta genial iniciativa era apenas un descanso, un recreo, en medio de sus innumerables batallas. Hoy, asimismo, los Juegos, así como los campeonatos mundiales de fútbol, se despliegan cada cuatro año, pero esta vez indican, más allá de un fugaz reposo del hábito bélico, el advenimiento de una nueva cultura universal a través de la cual las naciones se esfuerzan por ganar la paz”.

Lo más visto en la semana