x

El mapa de los medios en Argentina

3 comentarios
Fuente: La Nación
(Descargar mapa para apreciar mejor. Clic con botón derecho del mouse en la imagen, clic en "Descargar Imagen" o "Guardar imagen como").


YPF: qué se hizo y qué debió hacerse

0 comentarios
Después de toda una semana de escuchar a enconados "opositores" del gobierno apoyar la "expropiación" de este último del paquete accionario de Repsol-YPF, no me queda más que sacarme el sombrero y reconocer que uno de los pocos que se mantuvo en sus cabales es el Jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri. "La expropiación nos desacredita" ha dicho, en tanto que adelantó que el PRO - el partido político que él mismo comanda - votará "en contra" del proyecto presentado por el oficialismo.
     Molesta a nuestra inteligencia los encendidos titulares que han pretendido que Macri "está en contra de que YPF sea argentina" o que su "postura va en contra de nuestra soberanía económica" (subscribo en cursiva porque dicha frase es más un antojo de la lengua antes que una realidad).

¿Qué debió hacerse y qué se hizo en torno a YPF?

     El gobierno de Cristina Kirchner, en caso de ser ciertas las acusaciones de mal desempeño de Repsol en lo que respecta a la explotación petrolífera (cosa que otros legisladores, como por ejemplo Elisa Carrió, vienen denunciando desde hace años) antes que tomar cartas en el asunto, debería replantearse qué es lo que hizo en todos estos años de gestión, en los que debiera naturalmente haber controlado y supervisado el mismo trabajo que hoy cuestiona (las recriminaciones a la empresa españolada datan de años atrás). ¿Y qué debió hacer? Sencillamente, sin incurrir en la ilegalidad que plantea la expropiación y sin lastimar tanto la performance del país en el exterior, debió haberle "retirado la concesión" de YPF a Repsol para dársela a otro grupo empresario (el cual puede ser uno creado por el mismo Estado). El hecho de no haber obrado como debiera en su debido momento y la incapacidad de explicarlo, llevó al gobierno a tomar una medida exabrupta, como tratando de ocultar su "complicidad" al respecto. ¿Qué hizo el kirchnerismo? El kichnerismo - salteando y violando todo pacto civilizado, como así mismo todo reglamento por el mismo gobierno rubricado - se apropió directamente de las susodichas acciones (generando un derrumbe catastróficos en las bolsas, por lo cual "nuestra" empresa hoy vale mucho menos). Hoy nos preguntamos... ¿quiénes son los ingenieros petrolíferos que irán a hacerse cargo de tamaña empresa? ¿Dónde está esa gente, entendida en la materia y con comprobada reputación de mercado, en cuyas manos irá a resolverse el destino de nuestras reservas naturales?
     Gerardo Marcantoni, contador público de la ciudad de Rosario a quien le falta sólo un par de materias para terminar un Master en Finanzas y Espacialización en Costos, consultado por PERIODISMO>para periodistas, ejemplificó claramente: "El gobierno cambió las reglas de juego a su antojo. ¿Quién va a querer venir a invertir a un país que de un día para otro te dice 'esto no es más tuyo, ahora es mío'?". Lo hecho por el kirchnerismo es equivalente a que el gobierno irrumpa en cualquier empresa no para resolver su déficit sino directamente para quedársela.

¿Opositores?

     Pero en toda esta historia, la nota relevante la dan los mismos "opositores" al gobierno nacional. Ricardo Alfonsín, del radicalismo, ha afirmado y reafirmado su voto a favor del oficialismo, por la “recuperación de YPF para el Estado y no para un gobierno”. Fernando "Pino" Solanas, de Proyecto Sur, fue uno de los más complacientes con la medida: “Creemos que no se puede fracasar, estamos ante algo importantísimo. Acá hay una unidad nacional que quiere que se recupere y no fracase”, argmentó. Por su parte, la más rotunda crítica del kirchnerismo y la que más denunció el manejo espurio de Repsol, Elisa Carrió, adelantó que se abstendrá de votar, aunque admitiendo que miembros de su partido votarán a favor de la expropiación de YPF. 
     ¿Cuán lejos podemos llegar con esta clase de dirigentes...? Quizás no haga falta ver más lejos de nuestras mismas narices. Parece ser, el nuestro, un país afectado por la miopía hasta los tuétanos. Mucho tiempo atrás, Napoleón Bonaparte bramaba con que "es preferible la injusticia antes que el desorden", pero los tiempos han avanzado, los médotos se han perfeccionado y por lo tanto es imposible pretender resolver una injusticia aplicando otra injusticia, lo cual - como resume Gerardo Marcantoni - "nos remite a la ley de la selva". El manifiesto apoyo de la oposición a una medida arbitraria, autoritaria e injusta por parte del gobierno nacional sienta un precedente nefasto para el futuro de nuestro país en el mediano y largo plazo.
     Suelen los medios oficialistas exhibir un video del presidente Rajoy enunciando que "su país no puede vender sus reservas petrolíferas porque eso lo convertiría en país de quinta generación". ¿Acaso el nuestro, con la expropiación, no comete el mismo pecado que tanto caracteriza a un país de la mentada categoría? En rigor, no podemos aspirar a ir más lejos, toda vez que en nuestro país se haya "legitimada" nada más y nada menos que la práctica de la expropiación, estandarte de las naciones pequeñas y subdesarrolladas. Por si no se enteraron nuestros gobernantes, somos un país de sólo 40 millones de habitantes que - justamente para no decaer en la "quinta generación" - necesitamos ofrecerles a los inversores un Estado serio, confiable y previsible. Sea buena o mala la administración española, la arremetida del gobierno es peor todavía, toda vez que a los ojos del mundo empresarial poco importarán los entremeses de la gestión de Repsol y sí tendrá plena vigencia la ceguera y la reciedumbre del gobierno argentino.

Fuentes: Infobae / Página 12 / TN
Notas relacionadas

Orgullo izquierdista

0 comentarios
El texto subscrito en la imagen de ningún modo debe considerarse como ilustrativo de toda la gran familia de izquierda, cuya ideología madre (el comunismo, a su vez hija del marxismo) ocasionó en la historia del mundo más de 100 millones de muertes. No pretendí restarle mérito a nadie; entiéndase.

Nota relacionada

DAVID REY responde a sus lectores ofendidos

0 comentarios

Ha sido fluida la catarata de críticas y denostaciones que, a raíz de mi artículo “La verdad de la marihuana”, ha inundado mi bandeja de entrada  de correo electrónico, como así mismo la de mi Facebook, y mis cuentas en Taringa y Psicofxp. Me he limitado a responder sólo los planteos que no conllevaran agravio alguno, eliminando de plano – por otro lado – todo aquel comentario que contuviera palabras injuriosas o difamatorias tanto de este mismo blog como de los lugares en donde he difundido al mismo.
     Me sorprende el nivel de virulencia con que la mayoría de la gente ha sabido responder. Y también me sorprende que prácticamente nadie se abocara a conversar sobre aspectos puntuales de mi artículo, toda vez que sólo respondo las mismas observaciones que yo mismo escucho en todos lados (“no hay que ‘castigar’ al que consume pero sí al que vende”, por ejemplo). Han sabido reprocharme que “yo pretendo imponer mi verdad”, “que no puedo hablar de la droga sin haberla consumido”, y “que si no me gusta el ‘faso’ que no lo fume y listo y que no pretenda prohibírselo a los demás”.
     Son todas, pues, consideraciones puramente emocionales. Yo no pretendo imponer mi verdad a nadie, partiendo del simple hecho de que no tengo ni la más remota idea de lo que significa “imponer una verdad”. En rigor, tengo una postura bien definida al respecto del consumo de estupefacientes, y de ahí mismo parto para formular mis observaciones. Tan “endiosada” está la droga (marihuana, sobre todo) en estos días, que justamente he bregado por el lenguaje más claro posible a fin de contrastar sin margen de malos entendidos. No me interesa escribir con el deseo de “quedar bien con Dios y con el diablo”. Entiendo, entonces, que la severidad de mis afirmaciones pueda ser observada como el hecho de pretender “imponer una verdad”, aunque no sea así bajo ningún punto de vista.
     Por otra parte, el simple hecho de vivir en democracia me da el derecho de hablar de lo que yo quiera. Pensar que no debiera ser así es plantear una involución tan sincera como mezquina. Es preciso que sepan que para hablar de la prostitución no necesito prostituirme; para opinar sobre la inseguridad en nuestro país no necesito salir a robar a nadie; para pronunciarme sobre la trata de blancas o desaparición de personas no debo salir a secuestrar a nadie; y, por ende, para tener un punto de vista al respecto del consumo de estupefacientes no es indispensable – para nada – ser un drogadicto.
     Por último, sería bueno que aspiremos a un nivel más complejo y exhaustivo a la hora de sentarnos a conversar sobre un aspecto tan controversial como lo es el consumo de droga y sus consecuencias de pronunciarse su despenalización. La vida suele plantear disyuntivas un tanto más complicadas que las que comúnmente ofrecen las redes sociales en general, por lo cual remitirnos a si “me gusta” o “no me gusta” la droga propone un debate pobre e insubstancial. De ningún modo intento yo, por tanto, “prohibirle” nada a nadie, de la misma forma en que a mí nadie puede prohibirme pensar y escribir lo que yo quiera como asimismo aspirar a la construcción de un mundo mejor y dirigir mis esfuerzos en pos de ello.
     Sin embargo, más allá de lo dicho, es posible percibir en toda esta historia un trasfondo triste y preocupante: el gran nivel de violencia que es capaz de ocasionar una simple discusión sobre la droga. Si nosotros, que somos unos “pinches”, reaccionamos con tanta violencia por el simple hecho de que alguien piense distinto, ¿qué otra cosa podemos esperar que suceda en los niveles jerárquicos de la droga y el narcotráfico más que violencia a gran escala? Es dable pensar que somos el reflejo de lo peor que sucede en nuestro país en los niveles más comprometidos con la droga, donde el poder de respuesta hacia aquel que “piensa distinto” es muy superior al del aquél que me escribe sólo y exclusivamente para insultarme.
     En rigor, ahora pienso que con la despenalización del uso de estupefacientes… se cometería el grave y grosero error de legitimar una conducta violenta, intolerante y aborrecible en los argentinos. En conclusión… ya tendremos tiempo de arrepentirnos de ser como somos, aunque lamentablemente cuando ya sea muy tarde.

Nota relacionada:

¡Bienvenidos a "Periodismo> para periodistas"!

0 comentarios

Estimados lectores:

Quiero por este medio aprovechar para invitarlos a que conozcan y frecuenten mi blog,
"PERIODISMO> para periodistas".

En mi blog se discute de distintos temas, es posible comentar en el mismo, además que siempre son bienvenidas las consideraciones o sugerencias que el visitante tenga para realizar.


En tiempos de predominante ideologización,
"PERIODISMO> para periodistas" pretende rigurosamente una "desideologización" constante, por lo cual se ha recurrido a voces y trabajos autorizados que, con respaldo documental, invitan tanto a la reflexión como asimismo a la renovación u oxigenación de nuestras posturas ante la vida. Lo importante no es cambiar la forma de pensar de nadie, sino precisamente brindar fundamento exhaustivo para que el ejercicio del pensamiento posea asideros firmes y confiables.

"PERIODISMO> para periodistas" NO es un blog exclusivo para "periodistas" como podría sugerir el nombre, ya que infelizmente la actualidad periodística no es referencia de un trabajo fiable, serio y altruista, sino más bien de todo lo contrario. Considero que toda aquella persona que reniega de adoptar "medias verdades" como asimismo de pertenecer a una masa ciudadana neutra y dominada, tiene en su sangre la fuerza y el valor necesarios que definen tanto a un hombre de bien como asimismo a un periodista en potencia. Para esta misma persona están exclusivamente dirigido todos mis esfuerzos.

Será un - muy necesario - honor contar con ustedes.


Cordialmente,

DAVID REY

P.D.: pueden seguirme en Facebook tanto en mi perfil como en mi página.



Las mejores frases de Albert Einstein

0 comentarios
Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.
 
Lo importante es no dejar de hacerse preguntas.
 
¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.
 
Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás; es la única manera.
 
Lo más incomprensible del mundo es que sea comprensible.
 
Los grandes espíritus siempre han encontrado una violenta oposición de parte de mentes mediocres.
 
Hay dos maneras de vivir la vida: una como si nada fuera un milagro, la otra es como si todo fuera un milagro.
Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro.
 
El nacionalismo es una enfermedad infantil. Es el sarampión de la humanidad.
 
La religión sin la ciencia estaría ciega, y la ciencia sin la religión estaría coja también.
 
En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento. 

El mundo no está en peligro por las malas personas sino por aquellas que permiten la maldad.
 
No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicarselo a tu abuela.
 
No sé con qué armas se luchara en la tercera Guerra Mundial, pero sí sé con cuáles lo harán en la cuarta Guerra Mundial: palos y mazas.


Notas relacionadas

YPF, Repsol y las Malvinas

1 comentarios
A esta altura (amoldándonos ya a lo que no podemos cambiar), lo único que podría ser de consuelo es la seguridad de saber que La Cámpora no tendrá nada que ver con la futura gestión de YPF. Luego, que sea estatal o extranjera la administración de la empresa, se puede discutir en sus respectivos órdenes.

Yo, particularmente, desearía que YPF sea administrada, más que por el Estado Nacional, por empresarios argentinos... pero, amigos, a los empresarios argentinos les tengo tanta Fe como al mismo gobierno. Con sólo decir que gracias a los "nuestros" es que aprendí el singular significado de "prebenda".

Es cierto (seamos honestos) lo que dijo Cristina: "Somos de los pocos países en el mundo cuyos recursos naturales permanecen en manos extranjeras" (¿Acaso a quién pertenecen las riquezas petrolíferas de EE.UU., las de Brasil, Irán, Arabia Saudita o Venezuela?).

Por otro lado, me parece dable deslizar que la impasibilidad o tibieza del gobierno de Rajoy en torno a nuestro reclamo por Malvinas, concluyó en la "violenta manera" con que Repsol pasara a ser sólo parte de nuestra historia (justifica el desplante de nuestro gobierno). De la Madre Patria no podemos esperar menos que un poco de respaldo al respecto. Si invertís en mi país, y si del mismo obtenés ganancias... amigo... muchas gracias por invertir, aunque no es por nada, pero pronunciate a nuestro favor en torno a nuestra disputa por la soberanía de las islas porque lo menos que podemos hacer es sacarte a las patadas. (Si Repsol fuera argentina, y nuestro país permanece "mudo" en torno al reclamo español de Gibraltar, asumo como entendible que no haya mucha educación para mostrarnos la puerta de salida).

El gobierno de Mariano Rajoy tuvo muy poca cintura política (lo que aquí conocemos como "viveza" quizás) en su trato con el gobierno de Cristina. Si España se hubiera manifestado abiertamente a favor de que las Malvinas sean argentinas, ¿habría coraje para infringirle luego tamaño daño a la economía ibérica?

Sólo los resultados futuros en lo que concierne a los números reales que arroje YPF darán la pauta sobre lo acertado o no de la expropiación o "recuperación" del paquete accionario. Pero... honestamente... considerando la cercanía de La Cámpora al gobierno, la verdad que algunas cositas pueden irse vaticinando.

Desde ya, tenemos algo muy en contra: no será posible curar la gran herida infringida al gobierno español, además de que - en consecuencia - nos hemos ganado un enemigo, aunque blando, que hará todo lo posible por defender sus intereses frente a la prepotencia argentina.

Deberá ser prioridad del gobierno argentino, ante las "represalias" que prometen España y la Unión Europea, mantener las fuentes de trabajo, garantizar el suministro de combustibles, hacer efectiva la coparticipación con las provincias, multiplicar las inversiones, controlar con absoluta transparencia las regalías, potenciar las exploraciones y - para que todo esto mismo pueda llevarse a cabo, justamente - mantener bien lejos a la gente de La Cámpora, cuya experiencia con Aerolíneas ha sido desastroza. Debemos sumarle a esta difícil lista el más significativo de los ítems: recuperar la confianza de los inversionistas extranjeros, lo que se resume en bregar por la seguridad jurídica que la expropiación de YPF tiró a la basura.

En fin, ¿tendrá espaldas el gobierno nacional para soportar el peso de tantas responsabilidades? ¿Dónde está la gente con "idea"? ¿Ha dado muestras de "capacidad de gestión" al respecto?

Es fácil, por cierto, DESEAR que todo marche bien (como argentino); pero es difícil CREER que así será.

Fuente: El Malvinese

Declaraciones del Pte. colombiano en la Cumbre

0 comentarios

Tal como temía, en la mentada Cumbre de las Américas - única vez en el año en que América latina tiene la oportunidad de negociar con EE.UU - algunos presidentes latinoamericanos siguen con ganas de perder el tiempo en torno al deprimente folclore cubano (país que apuntó a EE.UU. con misiles soviéticos y donde hace más de 50 años que la gente no vota para elegir a sus gobernantes).

Pero en esta ocasión, a riesgo de tergiversar - sin mala intención, empero - las palabras del presidente colombiano (ahora devenido en humanista), le vamos a dar un poco la razón.

Ir a Página Principal

Las verdades de Juan Pablo II

1 comentarios
La peor prisión es un corazón cerrado.

En realidad, todas las cosas, todos los acontecimientos, para quien sabe leerlos con profundidad, encierran un mensaje que, en definitiva, remite a Dios.

La vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción. Desde el primer momento de su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos de persona, entre los cuales está el derecho inviolable de todo ser inocente a la vida.

Que nadie se haga ilusiones de que la simple ausencia de guerra, aun siendo tan deseada, sea sinónimo de una paz verdadera. No hay verdadera paz sino viene acompañada de equidad , verdad, justicia, y solidaridad.

La violencia jamás resuelve los conflictos, ni siquiera disminuye sus consecuencias dramáticas.

Por eso América: si quieres la paz, trabaja por la justicia. Si quieres la justicia defiende la vida. Si quieres la vida, abraza la verdad, la verdad revelada por Dios.

La familia es base de la sociedad y el lugar donde las personas aprenden por vez primera los valores que les guían durante toda su vida.

Si nos alejamos de Dios, ¿quién nos garantiza que un día un poder humano no reivindique de nuevo el derecho a decidir qué vida humana vale y cuál no vale?

Pronunciando las palabras del Padrenuestro, Jesús creó un modelo de oración concreto y al mismo tiempo universal. De hecho, todo lo que se puede y se debe decir al Padre, está encerrado en las siete peticiones que todos sabemos de memoria. Hay en ellas, una sencillez tal, que hasta un niño las aprende, pero al mismo una profundidad tal, que se puede pasar una vida entera en meditar su sentido.

La espiral de la violencia sólo la frena el milagro del perdón.

La guerra es siempre una derrota de la humanidad.

Cuando el cristianismo se convierte en instrumento del nacionalismo, queda herido en su corazón y se convierte en estéril.

La democracia necesita de la virtud, si no quiere ir contra todo lo que pretende defender y estimular.

Los medios de comunicación han acostumbrado a ciertos sectores sociales a escuchar lo que «halaga los oídos».

El terrorismo nace del odio, se basa en el desprecio de la vida del hombre y es un auténtico crimen contra la humanidad.
La verdad y la solidaridad son dos elementos claves que permiten a los profesionales de los medios de comunicación convertirse en promotores de la paz.

Los padres deberían hacer crecer a sus hijos en un estilo de vida sencillo y austero, enseñándoles que el hombre vale más por lo que es que por lo que tiene.

No se construye una sociedad justa sobre las injusticia. No se construye una sociedad que merezca el título de humana, dejando de respetar al otro, y peor todavía, negándole a los seres las libertades más fundamentales.

El trabajo más importante no es el de la transformación del mundo, sino el de la transformación de nosotros mismos.


Notas relacionadas:

El por qué de las trabas a las importaciones

0 comentarios
"EL MEDIANO PLAZO SIEMPRE LLEGA" 
Escribe: Alejandro Sala  [exclusivo para PERIODISMO... para periodistas]

La política restrictiva de las importaciones, aplicada por el gobierno nacional, tiene como propósito evitar la fuga de dólares del circuito monetario. Si esta fuga se produjera, la cotización del dólar aumentaría abruptamente y la confianza de los operadores económicos en el modelo aplicado por el gobierno quedaría profundamente afectada, generando, a su vez una severa pérdida de la adhesión política con la que el oficialismo cuenta desde el año 2003 y que fuera categóricamente ratificada el año pasado.
     El problema, como es usual con todos los gobiernos, tiene su origen en el desequilibrio de las cuentas del estado. El gobierno gasta más de lo que recauda (subsidios a empresas de servicios, planes sociales, holdings de medios afines, deportes para todos, etc.) y financia ese déficit por medio de emisión monetaria. Esa emisión genera inflación y la inflación tiene el efecto de que altera la relación de precios entre los productos argentinos y los extranjeros.
     El hecho es fácil de entender: si la cotización del dólar aumenta un 10 % y los precios aumentan un 50 % (son números imaginarios con fines didácticos) es evidente que los productos argentinos, cotizados en pesos, aumentan menos que los productos extranjeros, cotizados en dólares. En 2003, cuando se produjo una gran devaluación y no se había originado la acumulación de inflación de los últimos nueve años, las relaciones comerciales internacionales eran muy favorables para la Argentina. Las exportaciones generaban muchos ingresos y las importaciones provocaban escasos egresos. Pero la estabilización del tipo de cambio y la continuidad del proceso inflacionario erosionaron ese “colchón” y ahora las relaciones de precios son desfavorables para la Argentina. A ese factor estructural hay que agregarle el dato coyuntural de que la cantidad de dólares ingresada en el país se redujo como consecuencia de la sequía que afectó la cosecha de los productos que Argentina exporta.
     Si el gobierno no interviniera en el comercio internacional y permitiera que los agentes económicos operen libremente, lo que sucedería es que, como les resulta más barato, tenderían a consumir más productos extranjeros que nacionales, generando, por lo tanto, una salida de dólares del circuito monetario y, consecuentemente, una alteración de la relación “cantidad de dólares-cantidad de pesos”, que provocaría un fuerte incremento del valor del dólar contra el peso. La posibilidad de que eso suceda tendría graves efectos políticos, a los cuales el gobierno procura evitar y por eso restringe las importaciones para limitar la salida de dólares del circuito monetario.
     En términos económicos, el hecho de que los dólares salgan del circuito monetario no tendría efectos graves, ya que actuaría como un factor de equilibrio de todo el sistema. En primer lugar, es conveniente señalar que la mayor parte de los productos que Argentina importa no son para consumo directo sino que forman parte de los procesos de producción industrial. Un ejemplo de los efectos que la restricción de importaciones provoca son los “parates” a que obliga a las fábricas automotrices, que no pueden completar la producción de sus unidades porque les faltan piezas cuyo ingreso no es permitido por los funcionarios. Otra consecuencia es la disminución de la calidad de vida de los ciudadanos, como la imposibilidad de las editoriales de ingresar al país libros para la venta al público y, mucho más grave aún, la falta de medicamentos. Pero además, la restricción de las importaciones, genera un efecto de descapitalización, ya que al afectar la producción, se obstaculiza toda la actividad comercial y el flujo general de la economía se deprime, desalentando las inversiones, reduciendo las posibilidades de empleo y provocando carencia de productos para el consumo. Por lo demás, la imprevisibilidad en las reglas de juego de la economía y la discrecionalidad con la que el gobierno se conduce, constituyen factores que provocan directamente la “huida” de cualquier empresario sensato ante la posibilidad de radicar sus capitales y generar riqueza y bienestar en la Argentina.
     En definitiva, la política de restricción de las importaciones aplicada por el gobierno simplemente apunta a producir efectos de corto plazo destinados a “esconder debajo de la alfombra” los desaciertos estructurales de su gestión, dejando activada una “bomba de tiempo” que puede estallar en cualquier momento, con efectos imprevisibles, como sucediera con muchos modelos económicos artificiales implementados por otros gobiernos que, con diferentes ropajes, siempre privilegiaron el resultado inmediato a costa de la sustentabilidad de mediano plazo. El problema de los gobiernos argentinos es que siempre creen que el mediano plazo no va a llegar. Pero como el transcurso del tiempo es imposible de detener, el mediano plazo siempre llega y con él la evidencia de las inconsistencias de los modelos que no contemplan los factores estructurales de los cuales depende la sustentabilidad de fondo de los sistemas económicos.



Notas relacionadas:

Los relojes derretidos (La Persistencia de la Memoria) de Salvador Dalí

1 comentarios

Columna de María José Méndez

Salvador Domènec Felip Jacint Dalí i Domènech, más conocido como Salvador Dalí, 1° Marqués de Dalí de Púbol (Figueras, España, 11 de mayo de 1904 – ibídem, 23 de enero de 1989), fue un pintor español considerado uno de los máximos representantes del surrealismo.

El verdadero nombre de la famosa pintura de la imagen superior es “La persistencia de la memoria” (1931), y el mismo Dalí ha dicho que se inspiró, primeramente, en el queso camembert al momento de dibujar los míticos relojes, por su calidad de "tiernos, extravagantes, solitarios y paranoico-críticos". El lago de fondo sería la bahía de Port Lligat (pequeño núcleo de población en Gerona, España; mundialmente famoso por ser el lugar de residencia de Salvador Dalí).

Reblandecidos por el paso del tiempo, los relojes siguen marcando la hora (la misma en todos). Al respecto, su creador ha dicho "Lo mismo que me sorprende que un oficinista de banco nunca se haya comido un cheque, asimismo me asombra que nunca antes de mí, a ningún otro pintor se le ocurriese pintar un reloj blando".

Los relojes derretidos o La persistencia de la Memoria se conserva en el Museo de Arte Moderno (MOMA) de New York, siendo que el 16 de enero al 18 de marzo del 2009 fue cedido por dos meses en forma de préstamo al Teatro-Museo Dalí de Figueras, Gerona, única vez que la pintura pudo apreciarse en España.

Las mejores frases de la Madre Teresa

0 comentarios
Se viven tiempos tan ligeros como vertiginosos, por lo cual transcurren nuestras vidas ajenas al candor de los más preciados valores humanos. El desgaste de nuestras almas se evidencia en la pasividad con que asumimos las muchas mentiras como asimismo las diarias injusticias.
     Pero han existido quienes han padecido más que nosotros; han existido quienes han procurado aún más y en circunstancias más apremiantes que las nuestras. En definitiva, han existido aquellos “enviados de la Eternidad” cuyo paso por la vida consiguió registrarse en la historia, acaso como un norte indeleble e insoslayable.
     Podría decirse que a ellos debemos la fuerza que cada noche nos inspira a soñar por un mundo mejor.

Madre Teresa de Calcuta [1]:

- Ama hasta que te duela. Si te duele es buena señal.
- El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz.
- No debemos permitir que alguien se aleje de nuestra presencia sin sentirse mejor y más feliz.
- Lo que importa es cuanto amor ponemos en el trabajo que realizamos.
- El que no vive para servir, no sirve para vivir.
- Amo a todas las religiones, pero estoy enamorada de la mía.
- Cuanto menos poseemos, más podemos poseer.
- El perdón es una decisión, no un sentimiento, porque cuando perdonamos no sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor.
- Perdona, que perdonando tendrás en paz tu alma y la tendrá el que te ofendió.
- La revolución del amor comienza con una sonrisa. Sonríe cinco veces al día a quien en realidad no quisieras sonreír. Debes hacerlo por la paz.
- Si no tenemos paz en el mundo, es porque hemos olvidado que nos pertenecemos el uno al otro, que ese hombre, esa mujer, esa criatura, es mi hermano o mi hermana.
- La amargura y el orgullo son hermanos gemelos; el mal humor y la irritabilidad son sus inseparables acompañantes.
- La disciplina es el mejor amigo del hombre, porque ella le lleva a realizar los anhelos más profundos de su corazón.
- La mayor enfermedad hoy día no es la lepra ni la tuberculosis sino mas bien el sentirse no querido, no cuidado y abandonado por todos.
- Grita aquél que no tiene nada que expresar.
A partir del ruido, tratan de llenarse de estímulos. De allí, la droga, el alcohol, las salidas a lugares nocturnos de aturdimiento o la televisión prendida todo el día aunque no haya nada valioso para ver.

- Si María y José estuviesen buscado un lugar para convertirlo en el hogar del niño Jesús, ¿ elegirían nuestra casas y todo cuanto ésta contiene y representa?
- Tratamos de que las jóvenes embarazadas no aborten. Las recibimos con nosotras.
Aquí viven y ayudan hasta que el chiquito nazca y si podemos persuadirlas de que se queden con su hijo, entonces nos ocupamos de él. Nunca rechazamos a un niño. Todo son preciados. Todos son creados por Dios.


El día más bello: Hoy.
La cosa más fácil: Equivocarse.
El obstáculo más grande: El miedo.
El error mayor: Abandonarse.
La raíz de todos los males: El egoísmo.
La distracción más bella: El trabajo.
La peor derrota: El desaliento.
Los mejores profesores: Los niños.
La primera necesidad: Comunicarse.
Lo que más hace feliz: Ser útil a los demás.
El misterio más grande: La muerte.
El peor defecto: El mal humor.
La persona más peligrosa: La mentirosa.
El sentimiento más ruin: El rencor.
El regalo más bello: El perdón.
Lo más imprescindible: El hogar.
La ruta más rápida: El camino más correcto.
La sensación más grata: La paz interior.
El resguardo más eficaz: La sonrisa.
El mejor remedio: El optimismo.
La mayor satisfacción: El deber cumplido.
La fuerza más potente del mundo: La fe.
Las personas más necesarias: Los padres.
Lo más bello de todo: El amor.


[1] La Madre Teresa de Calcuta (Uskub, Imperio Otomano —actual Skopie, Macedonia—, 26 de agosto de 1910-Calcuta, India, 5 de septiembre de 1997), nacida como Agnes Gonxha Bojaxhiu), fue una monja católica de origen albanés naturalizada india, que fundó la congregación de las Misioneras de la Caridad en Calcuta en 1950. Durante más de 45 años atendió a pobres, enfermos, huérfanos y moribundos, al mismo tiempo que guiaba la expansión de su congregación, primeramente en la India y luego en otros países del mundo. Tras su muerte, fue beatificada por el Papa Juan Pablo II, otorgándole el título de Beata Teresa de Calcuta [Sustraido de Wikipedia].

Noche Estrellada - Vincent Van Gogh

1 comentarios

Columna de María José Méndez
 
Vincent Willem van Gogh (Zundert, Países Bajos, 30 de marzo de 1853 – Auvers-sur-Oise, Francia, 29 de julio de 1890). Pintor holandés y uno de los principales exponentes de la pintura postimpresionista.

En esta oportunidad, podemos apreciar una de sus tantas obras mundialmente conocidas: “La Noche Estrellada”, actualmente parte de la colección permanente del Museo de Arte Moderno (MOMA) de Nueva York.

En esta sugerente obra, que data de mediados de 1989, podemos apreciar el protagonismo de la luz de las estrellas sobre un cielo ondulante y convulsionado en perfecto contraste con la naturaleza: los arboles, los cipreses, las montañas y el adormecido pueblecito con su iglesia y su aguja.
Ir a Página Principal

Notas relacionadas:

Lo más visto en la semana