x

¡YO ESTUDIO EN EL ISET 18!

“Hay que darle un pequeño empujón a las cosas. Luego, ellas solas nos arrastran”. 
Napoleón Bonaparte


SOPLAN AIRES RENOVADOS en el ISET XVIII. El Instituto Superior de Educación Técnica de la ciudad de Rosario es uno de los siete lugares de la provincia de Santa Fe que cuenta con pizarra digital, adquirida a un costo de 30 mil pesos (incluye cañón) y, a diferencia del resto, pagada sólo con dinero de la cooperadora. El director Ricardo Rambaudi anuncia “una revolución” en la forma de dictar clases.
     No obstante, como es de entender, para que dicha pizarra sea explotable en toda su magnitud, hubo que reacondicionar por completo el aula que será su hogar definitivo. Al olvido fueron a parar las mesas y las sillas de rancio “colegio secundario”; modernas hileras de bancos se despliegan a lo largo del salón en forma escalonada. Los afortunados alumnos que vayan a trabajar allí dentro, desde ahora dejarán de perder tiempo tomando notas porque podrán llevarse toda la clase dentro de un Pendrive, es decir, en el bolsillo. La pizarra digital registra absolutamente todo lo que sucede en la clase. ¡Es genial!
     Por si esto fuera poco, y porque una cosa lleva a la otra, desde ayer el ISET XVIII ¡tiene su propio programa de televisión! En efecto, se llegó a un acuerdo con Canal 10 de Rosario para que nuestra institución posea media hora de programación semanal, a grabar – justamente – dentro del aula digital. Las nuevas “estrellas” de los medios rosarinos se resumen, entonces, en los nombres de los alumnos de periodismo María Dolores Casalegno y Gonzalo Martínez, como asimismo todo el equipo de producción y técnica que hay detrás de ellos.
     El flamante ciclo “ESPACIO ISET 18” arrancó con todo. En la inauguración del programa asistieron, entre tantos, los concejales Osvaldo Miatello, Diego Giuliano (ambos de Encuentro por Rosario) y Laura Weskamp (del PRO). También estuvo presente el titular de Canal 10 de Rosario, el señor Roberto Bursich. Alumnos y autoridades del establecimiento completaron expectantes la grata eventualidad.

¡ÉSTE ES EL CAMINO, ÉSTE!

     Confieso que ayer asistí a mi clase de Audiovisual sin mayor entusiasmo que el de excusarme para que el profesor “me perdonara” por un trabajo práctico que todavía le adeudo. Y confieso que, al interrumpirse la clase para que asistamos a la inauguración de “ESPACIO ISET 18”, me dejé llevar con la única expectativa de completar ya otra jornada de estudio e irme a mi casa a cenar, revisar el Facebook, escuchar algo de Creedence y tirarme a dormir.
     Pero cuando empecé a notar que las figuritas de la política revoloteaban por los pasillos del ISET, y sobre todo cuando arribó la concejala Laura Weskamp (a quien desde hace mucho quiero entrevistar), cierta inquietud naciente me dijo que, quizás, ése podía ser un día distinto. Pero mi máxima expectación llegaría cuando el director del establecimiento, Ricardo Rambaudi, tomó la posta con un discurso tan frenético como convincente.
     Me impresionó el discurso de Rambaudi, y sobre todo me gustó la forma en que a los políticos (según mi parecer) les “echó en cara” que “somos el único establecimiento de la provincia que adquirió la pizarra electrónica sin ayuda de ninguna clase, ni municipal, ni provincial, ni nacional”. Asimismo, la remodelación del aula en cuestión “se llevó a cabo gracias al trabajo y el ingenio de los mismos alumnos” del instituto.
     Las palabras del director envuelven un mensaje maravilloso tanto para el colegio como para los mismos dirigentes. A sus alumnos les demuestra que, en verdad, hay un interés concreto en convertirlos en profesionales (un interés que se ve, que se comprueba: pizarra digital y cañón pagados con plata de la cooperadora, filmadoras de gran performance a doquier, remodelación completa de un aula como asimismo mejoras edilicias de todo el establecimiento, convenio con Canal 10 para que tengamos un programa de televisión, etc.). Y a los políticos les está diciendo: “No queremos su ayuda; les proponemos su participación”. Si aceptan, serán los primeros en figurar; si no, vayan a sacarse “la” fotito al planetario.
      Por otro lado, ¿no es también mucho más conveniente para un político “sumarse” a una idea o a un proyecto, a que directamente te “pidan” que llenes con obras y asistencia un vacío estructural? Aquel dirigente rosarino que se niegue o no se las ingenie para “participar” de los proyectos del ISET, que me perdone, pero es un tonto. ¡Se la está perdiendo! Muchachos, hay muchas más aulas en el ISET XVIII, como así mismo en todo Rosario, a las que también les quedaría “bonita” una pizarra digital. ¿O van a esperar a que venga otro Rambaudi a decirles que “esto fue gracias sólo a la cooperadora” y no al trabajo y al intermedio de tal fulano de tal partido? ¡Manos a la obra!
     Párrafo aparte merece la participación en el acto del señor Roberto Bursich, titular de Canal 10 de Rosario. “Le dije un día a mi mujer: ‘cerrá ya este negocio’, porque aquí mismo vamos a poner un canal de televisión”, rememoró, con palpable humildad. Y concluyó: “Realmente, si no fuera por la ayuda de mi familia, nada de esto podría llevarse a cabo”. Mi corazón me exige el siguiente razonamiento: Rosario tiene infinitos medios de comunicación, ya sea radio, televisión, prensa escrita. Desde que asisto en calidad de alumno al ISET XVIII es la primera vez que puedo testimoniar que verdaderamente “alguien” se juega por nuestra institución.
     La ayuda de Bursich sienta un precedente en la manera de enseñar periodismo en Rosario que posiblemente sea mucho más revolucionario que el cambio que promete la utilización de la pizarra digital. Hoy es media hora a la semana; mañana puede ser una hora completa. Algún día nos vamos a dar cuenta que el ISET XVIII todos los días ofrece un micro para los rosarinos y para el mundo. ¡Dios… detén mi imaginación! ¡Caramba…! ¿Se imaginan el día de mañana al ISET XVIII teniendo su propio canal de televisión?
     ¿Se imaginan, chicos, asistir a clases no para tener clases sino directamente para trabajar, para producir, para crear, para crecer, para formarnos? ¿Se imaginan asistir al colegio para hacer periodismo? ¿Se imaginan a nuestro instituto, el día de mañana, convertido en una “central de opinión pública”? ¡Qué Clarín ni qué 678…! ¿Se imaginan el prestigio que puede legarnos haber estudiado en una escuela así? ¡Qué currículum ni qué nada…! ¿Se imaginan terminar la carrera siendo dueños ya de un nombre propio, de una firma incuestionable, de una voz autorizada? En fin, ¿se imaginan trabajar y ganar dinero en el mismo lugar donde estudian?
     ¡No, no… yo no estoy loco! ¡No me juzguen por loco si no están igual de locos que yo! Simplemente, es la luz que entra desde el umbral de la puerta que se nos abrió. ¡Mantengámosla abierta, siempre!
     Nuevamente, quiero agradecer el singular esfuerzo del director Ricardo Rambaudi en representación de todo el cuerpo académico del ISET XVIII. Quiero, también, volver a ponderar el gran corazón del titular de Canal 10, Roberto Bursich, y quiero fundamentalmente pedirles que nunca se enfríen y que sepan que hay mucha gente que confía en ellos, en lo que pueden llegar a ofrecer.
     Mi clase de ayer de periodismo fue la mejor desde que asisto al ISET XVIII en calidad de alumno. Tan importante como el deseo de formar profesionales, es también el hecho de conseguir que los alumnos vuelvan a sus casas con el corazón alegre y el horizonte poblado de nuevas oportunidades.

Lo más visto en la semana